Prevención de la acidez, la pérdida de peso y el ejercicio

Los kilos de más pueden ejercer presión en la parte media del cuerpo, forzando que los ácidos del estómago se trasladen al esófago, lo cual se puede sentir como acidez. Es por eso que el bajar de sobrepeso puede ayudarle a prevenir la acidez.

El ejercicio habitual es una manera de bajar de peso. Además, también contribuye a prevenir la acidez de otras maneras. Además de ayudarle a bajar de peso al quemar calorías, el ejercicio puede prevenir la acidez al aliviar el estrés y regular las funciones del organismo. Hay muchas maneras de hacer ejercicio, incluyendo la danza aeróbica, el senderismo, andar en bicicleta, nadar, trotar y la práctica de muchos deportes como el tenis o el baloncesto. Simplemente encuentre uno del que disfrute.

La mayoría de las personas comienzan sus ejercicios con el estiramiento. De hecho, el estirarse, por sí solo, puede contribuir a prevenir la acidez al mejorar la circulación y fortalecer el corazón. Desde la calistenia de vieja escuela hasta los movimientos influidos por el yoga, el estirarse también le brinda una manera de reducir el estrés que puede contribuir a la acidez.

Recuerde consultar al médico antes de empezar con una rutina de ejercicios. Su médico le puede ayudar a encontrar la mejor manera de lograr un peso sano para su edad, sexo y tipo de cuerpo.

Share CloseEmail to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest